Los padres tienen el derecho de elegir libremente las escuelas u otros medios necesarios para educar a sus hijos según sus conciencias. Carta de los derechos de la familia, del Pontificio Consejo para la Familia,5 (22-X-1983)

miércoles, 8 de diciembre de 2010

Ave María Purísima

sin pecado concebida. A tí encomendamos toda nuestra tarea, hoy que antiguamente era el "día de la madre".


La Virgen niña con su madre.


Quería hoy, fiesta de la Inmaculada Concepción de la Virgen María, traeros algún texto que nos hable de ella como madre y maestra de Jesús. He encontrado esto extraído de las preciosas catequesis de Juan Pablo II sobre la Virgen María


María, educadora del Hijo de Dios
Catequesis de Juan Pablo II (4-XII-96)

3.Los dones especiales, con los que Dios había colmado a María, la hacían especialmente apta para desempeñar la misión de madre y educadora. En las circunstancias concretas de cada día, Jesús podía encontrar en ella un modelo para seguir e imitar, y un ejemplo de amor perfecto a Dios y a los hermanos.

Además de la presencia materna de María, Jesús podía contar con la figura paterna de José, hombre justo (cf. Mt 1,19), que garantizaba el necesario equilibrio de la acción educadora.

Desempeñando la función de padre, José cooperó con su esposa para que la casa de Nazaret fuera un ambiente favorable al crecimiento y a la maduración personal del Salvador de la humanidad. Luego, al enseñarle el duro trabajo de carpintero, José permitió a Jesús insertarse en el mundo del trabajo y en la vida social.


4. Los escasos elementos que el evangelio ofrece no nos permiten conocer y valorar completamente las modalidades de la acción pedagógica de María con respecto a su Hijo divino. Ciertamente, ella fue, junto con José, quien introdujo a Jesús en los ritos y prescripciones de Moisés, en la oración al Dios de la alianza mediante el uso de los salmos y en la historia del pueblo de Israel, centrada en el éxodo de Egipto. De ella y de José aprendió Jesús a frecuentar la sinagoga y a realizar la peregrinación anual a Jerusalén con ocasión de la Pascua.

(...)
De «maestra» de su hijo, María se convirtió así en humilde discípula del divino Maestro, engendrado por ella.

Permanece la grandeza de la tarea encomendada a la Virgen Madre: ayudó a su Hijo Jesús a crecer, desde la infancia hasta la edad adulta, «en sabiduría, en estatura y en gracia» (Lc 2,52) y a formarse para su misión.

María y José aparecen, por tanto, como modelos de todos los educadores. Los sostienen en las grandes dificultades que encuentra hoy la familia y les muestran el camino para lograr una formación profunda y eficaz de los hijos.

2 comentarios:

Edu dijo...

Me ha ayudado en la oración de hoy el texto de Juan Pablo II para madurar en nuestra decisión de hacer home-schooling,

Os pedimos oraciones para que el Señor nos ilumine en una decisión tan dificil.

Eduardo

Una madre que educa en el hogar dijo...

Cuenta con ellas. Si en algo podemos ayudar, no dudes en contactar vía email. En manos de la Virgen María.